La igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres ha alcanzado especial relevancia en nuestra sociedad. Cualquier organización o empresa, requiere adaptarse a esta nueva forma de concebir las relaciones de género. Promover acciones para la conciliación de la vida familiar, laboral y personal representa un nuevo y necesario desafío a enfrentar, apuntando a generar mejores condiciones de trabajo y de desarrollo profesional para mujeres y hombres.
Desde esta perspectiva surge la Norma chilena 3262-2012 sobre Igualdad de género y conciliación de la vida laboral, familiar y personal, como respuesta a un contexto de cambios demográficos, económicos y socioculturales propios de nuestro país, y a un escenario internacional en que la igualdad de género constituye un estándar valorado y exigido, a partir de tratados, acuerdos comerciales y de cooperación que rigen el mundo globalizado en el que Chile participa y busca participar.

A continuación les compartimos texto que indaga en la importancia de la Norma 3262 y las brechas de género en Chile.