Publicaciones enero 2019

Derechos humanos y democracia: muerte de comuneros y comunera mapuche

por

El año 2018 sacudió a la sociedad chilena con la muerte de Camilo Catrillanca, por las circunstancias en las que ocurrió y por el comportamiento de las autoridades al respecto, prevaleciendo las mentiras y el ocultamiento de la información en el tratamiento del hecho.

La muerte de mapuche a manos de los organismos del Estado chileno no ha sido un hecho ausente a partir de 1990, tanto en movilizaciones por recuperación de tierras, como en otras circunstancias. Asimismo, han ocurrido muertes en las que no ha se ha identificado a los responsables. Hasta la fecha se identifican 17 muertes y una detención con resultado de desaparición.

En primer lugar, se puede identificar a quienes han sido asesinados por agentes represivos:
1. Alex Lemun Saavedra de 17 años fue impactado por una bala disparada por carabineros durante una recuperación de tierras en noviembre del 2002. El responsable primero fue sobreseído por la Fiscalía Militar de Valdivia, pero el año 2017 la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó que el caso debía ser tramitado por la justicia civil, por lo que Marco Aurelio Treuer, mayor en retiro de carabineros fue formalizado por el delito.

2. Juan Lorenzo Collihuin Catril de 71 años, lonko de la comunidad Bollilco Grande, recibió nueve impactos de una ráfaga de sub-ametralladora UZI cuando carabineros irrumpió en la comunidad en septiembre de 2006, en un allanamiento que fue considerado irregular. Se responsabilizó al sargento Luis Marimán Levío. Sin embargo, la Fiscalía Militar decidió absolver al funcionario en el año 2012.

3. José Huenante Huenante de 16 años, en septiembre del año 2005 fue subido a una patrulla de carabineros de Puerto Montt, al día siguiente, su familia fue a la comisaría a la que se lo habían llevado y les negaron haber visto al menor, e incluso haberlo detenido. Hasta hoy se desconoce su paradero, por lo que se le considera el primer detenido desaparecido en democracia. Por su desaparición se presentó una querella por el delito de sustracción de menor en contra del sargento Juan Ricardo Altamirano Figueroa y los cabos Patricio Alejandro Mena Hernández y César Antonio Vidal Cárdenas, quienes en 2009 fueron dados de baja, pero luego se reintegraron a la institución. Sin embargo, el caso pasó a la justicia militar y se abrió una arista por falsificación de documento, por la que en 2016 fueron formalizados los uniformados.

4. Matías Catrileo Quezada de 22 años, murió el 3 de enero del 2008 cuando un grupo de 30 comuneros ingresaron al fundo Santa Margarita, a nombre de Jorge Luchsinger y reclamado por la comunidad Lleupeco Vilcún. En esta circunstancia es impactado por una bala por la espalda y muere minutos después. El caso fue revisado por la Fiscalía Militar de Valdivia, que nuevamente determinó que el crimen se ejecutó en defensa propia, y condenó a 3 años y un día de presidio bajo el régimen de libertad vigilada por el delito de violencia innecesaria con resultado de muerte al carabinero Walter Ramírez. La sentencia fue confirmada por la Corte Suprema.

5. Johnny Cariqueo Yáñez de 23 años, muere el 31 de marzo del 2008, tras una brutal golpiza propinada por carabineros del GOPE y de la Comisaría 26º de Pudahuel, luego de inaugurada la plaza “29 de marzo”, dedicada a los luchadores sociales caídos en dictadura y en democracia. También había participado de una manifestación por el Día del Joven Combatiente. Sufría problemas cardíacos, por lo que se atribuyó a ello la causa de muerte y no a las agresiones que propinaron los uniformados.

6. Jaime Mendoza Collío de 24 años, murió el 12 de agosto de 2009. Participaba en la ocupación del fundo San Sebastián de Angol, al abandonar el lugar recibió un disparo por la espalda de un carabinero del GOPE. El examen forense demostró que Mendoza no había utilizado ningún arma de fuego, y en 2010 se confirmó que Miguel Patricio Jara Muñoz había recurrido a un montaje –mostrando perdigones incrustados en su caso– para probar la tesis de la legítima defensa. La justicia militar lo condenó a una pena de 5 años y un día, pero la Corte Marcial de Santiago lo absolvió al año siguiente. Finalmente, en 2013 la Corte Suprema revirtió la determinación, y lo condenó a tres años y un día, por lo que pudo acceder al beneficio de libertad condicional.

7. Camilo Marcelo Catrillanca Marín de 24 años, nieto del lonco Juan Catrillanca e hijo del presidente de la comunidad Ignacio Queipul Millanao, Marcelo Catrillanca. Fue muerto por un disparo que recibió por la espalda el 14 de noviembre de 2018 en la comunidad de Temucuicui, durante un operativo llevado a cabo por la unidad del GOPE llamada «Grupo de Reacción Táctica», y bautizada por la prensa como «Comando Jungla». Catrillanca viajaba junto a un adolescente de 15 años en un tractor cuando recibió un disparo en la parte posterior inferior de la cabeza. Fue trasladado a un centro asistencial de la localidad de Ercilla, donde murió mientras recibía atención médica. El Juzgado de Garantía de Collipulli determinó que los cuatro excarabineros formalizados por homicidio, homicidio frustrado, destrucción de evidencia y obstrucción a la justicia tendrán dos meses de prisión preventiva, plazo para que la fiscalía investigue los hechos. Se dictaminó que tres de los imputados –Raúl Ávila, Carlos Alarcón y Patricio Sepúlveda- cumplan la medida cautelar en Temuco, mientras que Braulio Valenzuela lo hará en Cañete.

En otras circunstancias han muerto:
8. Agustina Huenupe Pavian y José Mauricio Huenupe Pavian asesinados el año 2002 por civiles en el sector de Cauñicu, en la región del Biobío, cuya comunidad había iniciado un proceso de recuperación de tierras en el fundo San Luis, que otra comunidad también reclamaba. De acuerdo a distintos relatos, en el ataque en que fueron asesinados participaron tanto colonos como integrantes de la otra comunidad mapuche. Sin embargo, fueron condenados solo quienes pertenecen al segundo grupo, siendo imputados el año 2012, posteriormente la Corte Suprema rebajó las penas para los responsables a 10 años y un día, y 7 años y un día por homicidio simple.

9. Julio Alberto Huentecura Llancaleo de 30 años, muere el 26 de septiembre del año 2004 en la ex Penitenciaria de Santiago víctima de una puñalada de un reo común. Huentecura no debía estar preso junto a reos comunes ya que había sido procesado en el marco del conflicto mapuche, por lo que debía pasar a prisión política en el sur de Chile. Nació en la población Herminda de la Victoria, fue el menor de cuatro hermanos, mientras que sus padres provenían de la comunidad Taife, Carahue (región de la Araucanía).

10. José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil de 32 años, muere el 1 de octubre del 2014 asesinado luego de haber sido atropellado con un tractor por un inquilino del fundo Nilpe, en la comuna de Galvarino, en un proceso de identificación y recuperación de tierras. Por este crimen en 2014 se condenó por homicidio a José Cañete Paredes con una pena de 5 años y un día de presidio. Posteriormente fue absuelto de todos los cargos.

11. Patricio González y Luis Marileo Cariqueo de 23 y 24 años respectivamente, mueren en junio de 2017 por los disparos del exsargento de carabineros Ignacio Gallegos Pereira en Ercilla, dueño del fundo “El Encino” de los Sauces, por un presunto robo de caballos. Se argumentó que el exsargento los asesinó en “legítima defensa”, pero la autopsia arrojó que los disparos fueron recibidos por las espaldas. También tenían heridas en brazos y piernas y marcas de tierras, lo que implica que habrían sido arrastrados y colocados en el lugar donde se les encontró. Se presentaron querellas por homicidio calificado y la causa se ha mantenido sin avances sustantivos.

12. Juan de Dios Mendoza Lebu era tío de Jaime Mendoza Collio, muere el 31 de diciembre de 2018. Llevaba tres días desaparecido cuando su cuerpo es encontrado tras el desalojo del fundo Huiñako en la comuna de Ercilla, donde comunidades mapuche denunciaron disparos de parte de efectivos del GOPE, con lesiones atribuibles a terceros. El Tribunal de Angol ordenó la prisión preventiva para los comuneros Bernardo Ulises Neculpan (32 años), y el primo del lonko Antonio Ricardo Lebu (25 años), quienes fueron detenidos por la Policía de Investigaciones (PDI) y formalizados por homicidio. El Ministerio Público cuenta con un plazo de investigación de cuatro meses.

Por otro lado, sin identificación de responsables fueron asesinados:
13. Jorge Antonio Suárez Marihuan de 27 años, muere el 11 de diciembre de 2002. Era hermano del Lonko de la comunidad de Malla Malla en el Alto Biobío, e integrante del proceso de recuperación de tierras. Su cuerpo fue encontrado en la ribera del río Queuco, luego de haber estado desaparecido por seis días, con evidencias de golpes y torturas. Según el informe forense, el deceso fue provocado por lesiones de terceros. La comunidad denuncia que se trató de un homicidio por encargo de un agente policial no identificado, quien habría pagado a colonos del sector para eliminar al comunero en represalia por su constante participación en recuperaciones de tierra.

14. Zenén Alfonso Díaz Nécul de 16 años, murió el año 2005 atropellado en Puerto Montt por un camión forestal que pasó un corte de carretera y lo embistió hasta quitarle la vida, nadie ha sido procesado.

15. Rodrigo Melinao Lican, de 27 años. Tenía cuatro hijos y era un reconocido dirigente mapuche perteneciente a la comunidad Los Lolocos de la comuna de Ercilla. Fue asesinado el 6 de agosto del 2013 con un disparo de escopeta a corta distancia en el tórax y encontrado en al interior de la parcela Nº4 del sector Chiguaihue, en Pidima. Hasta ahora no se ha dado con el o los responsables de su muerte.

16. Víctor Manuel Mendoza Collío de 27 años, Werkén del Lof Manuel Pillan y primo de Jaime Mendoza Collio. Murió el 29 de octubre del 2014 cuando dos desconocidos llegaron a su casa, en el sector de Pidima de la comuna de Ercilla, y le dispararon un tiro al tórax en presencia de su hija de 6 años.

Constatamos esto hechos para no olvidar y como antecedente de la actuación de las instituciones del Estado de Chile y de sus agentes represivos en el marco del denominado conflicto mapuche, visibilizando la vigencia de las graves violaciones a los derechos humanos de comuneros y miembros de este pueblo indígena, así como la escasa justicia alcanzada a la fecha.

Fuentes: